JOHAN WOLFGANG GOETHE


Modera tu paso.

QUIRÓN
No me detengo.

FAUSTO
Entonces, por favor, llévame contigo.

QUIRÓN
Sube. Así puedo a mi talante preguntar: ¿Adónde vas? Te
hallas en esta orilla; presto estoy a llevarte al otro lado del río.

FAUSTO
(Montando en el Centauro). Adónde quieras. Por siempre lo
agradezco a ti... Al grande hombre, al noble pedagogo, que,
para su propia gloria, educó una generación de héroes, la
lucida falange de los ilustres Argonautas y todos cuantos
fundaron el mundo del poeta.

QUIRÓN
Dejemos eso en su lugar. La misma Palas, en figura de
Mentor, no llega a los honores; al fin, los discípulos siguen
obrando a su manera, como si no se les hubiese educado.

FAUSTO
Al médico que nombra cada planta, que conoce a fondo
las raíces, que da salud al paciente y alivio al herido, yo le
abrazo aquí estrechamente en alma y cuerpo.

358

357