FAUSTO




EN EL PENEO INFERIOR

PENEO rodeado de aguas y de Ninfas

PENEO
Déjate oír, murmurio de los juncos; despedid vuestro
suave hábito, cañas hermanas; susurrad blandamente, tiernos
sauces; hablad quedito, ramas de álamo temblón, a mis
interrumpidos ensueños... Una horrible tormenta, un temblor
interno que todo lo conmueve me despierta sacándome de la
undosa corriente y del sosiego.

FAUSTO
(Acercándose al río). Si mal no oigo, debo creer que detrás
de esta bóveda de entrelazado ramaje, detrás de estos arbus-
tos, suenan unos acentos que semejan a la voz humana. La
ondulación del agua parece una parlería, la leve brisa es
como... un juego festivo.

LAS NINFAS



355

354