FAUSTO




LA DAMA
Para ella no es ningún prodigio lo que se ofrece a su vista.

EL CORTESANO
Con decoro vuélvese hacia él.

LA DAMA
Ya observo que ella le está enseñando la lección. En casos
seme-jantes, todos los hombres son unos imbéciles. Figúrase
también, sin duda, ser el primero.

UN CABALLERO
No me objetéis su valer. Majestuosa, fina.

LA DAMA
¡La meretriz! Eso lo llamo ordinario.

UN PAJE
Yo quisiera hallarme en lugar de él.

EL CORTESANO
¿Quién no quedaría cogido en una red como ésta?

UNA DAMA
La joya ha pasado por tantas manos, que el oro está
bastante desgastado.



319

318