JOHAN WOLFGANG GOETHE


En efecto, penetra profundamente en el alma un hálito
que emana de él.

LA DAMA MÁS VIEJA
Es la flor del desarrollo, que en el joven es como la
ambrosía, y se difunde por la atmósfera en torno suyo.
Aparece HELENA

MEFISTÓFELES
¿Sería ella, pues? Ante ésa, estaría yo tranquilo. Es bien
parecida, no hay duda, pero no es de mi gusto.

EL ASTRÓLOGO
Esta vez, nada más tengo que hacer. Como hombre de
honor, lo confieso y reconozco. La beldad avanza, y aunque
tuviera yo lenguas de fuego... Sobre la belleza, mucho se ha
cantado en todo tiempo. Aquel a quien se aparece, siéntese
enajenado; aquel a quien perteneció, fué dichoso en extremo.

FAUSTO
¿Tengo ojos aún? ¿Se muestra en lo más hondo de mi
alma la fuente de la Belleza vertida a plenos raudales? Mi
pavoroso viaje me reporta la más feliz recompensa. ¡Cuán
nulo, cuán cerrado estaba el mundo para mi! ¿Y qué no es
ahora, desde mi sacerdocio? Por vez primera lo hallo
apetecible, cimentado, duradero. ¡Desaparezca de mí la
fuerza del aliento de vida si alguna vez me canso de ti! La
bella forma que en otro tiempo me seducía y en mágico

316

315