FAUSTO


LA MORENA
Sea. Entre enamorados, eso es cosa corriente.

MEFISTÓFELES
La pisada de mi pie, hija mía, tiene mayor importancia.
Para lo semejante, lo semejante, cualquiera que sea el mal de
que uno adolez-ca, el pie cura al pie, y lo propio sucede con
todos los miembros. Acer-caos. Prestad atención. Pero no
habéis de responder a ello.

LA MORENA
(Gritando). ¡Ay! ¡Ay! Eso quema. Ha sido un pisotón
recio, como de un casco de caballo.

MEFISTÓFELES
Has logrado la curación. De hoy más puedes bailar a tu
gusto, y en la mesa, mientras saboreas exquisitos manjares,
podrás hacer juego de pies con tu galán.

UNA DAMA
(Pugnando por acercarse). Dejadme pasar. Grandes en
demasía son mis cuitas; hirviendo en mi pecho, me taladran
hasta lo más hondo del corazón. Ayer mismo aun buscaba él
la dicha en mis miradas, y ahora charla con ella y me vuelve la
espalda.

MEFISTÓFELES



307

306