FAUSTO




SALAS ESPLENDIDAMENTE ILUMINADAS

EL EMPERADOR y IOS PRÍNCIPES; LA CORTE en
movimiento.

EL CHAMBELÁN
(A Mefistófeles). Aun nos debéis la escena de los
aparecidos. ¡Manos a la obra! El Señor está impaciente.

EL SENESCAL
Eso pedía ahora mismo el augusto Soberano. No os
detengáis. Eso fuera un ultraje a la Majestad.

MEFISTÓFELES
Para ello precisamente ha partido mi compañero. El sabe
ya como debe hacerlo, y trabaja silencioso encerrado en el
misterio. Ha de aplicarse a ello con un esmero muy especial,
pues quien pretenda de-senterrar tal tesoro, lo Bello, ha
menester del supremo arte, la Magia de los sabios,

305

304