JOHAN WOLFGANG GOETHE


(Contemplándole). ¡Muy bien! El trípode se arrima a ti y te
sigue como fiel criado. Subes tranquilo, la buena fortuna te
eleva, y antes que ellas lo adviertan, estás ya de vuelta con el
trípode. Y una vez que lo hayas traído aquí, evocas del seno
de la noche al héroe y la heroína, tú, el primero que ha osado
acometer tal empresa; hecha está, y tú la llevaste a cabo. En
seguida, mediante una operación mágica, la nube de incienso
debe quedar transformada en dioses.

FAUSTO
Y ahora, ¿qué hay que hacer?

MEFISTÓFELES
Haz que tu ser se esfuerce por bajar. Húndete golpeando
el suelo con el pie, y golpeando el suelo con el pie subes de
nuevo. (Fausto da con el pie en el suelo y se hunde).

MEFISTÓFELES
¡Con tal que la llave le sirva a más y mejor...! Curiosidad
tengo de saber si volverá.




304

303