FAUSTO


¿Allá fuera?

FAUSTO
Al aire libre.

MARGARITA
Si la tumba está fuera, si la muerte está en acecho, ven.
Desde aquí al lecho del eterno reposo, y ni un solo paso
más... ¿Te vas ahora? ¡Ah! ¡Que no pueda yo acompañarte,
Enrique!

FAUSTO
Puedes hacerlo. Quiérelo no más. Franca está la puerta.

MARGARITA
No me atrevo a salir. Para mí no hay esperanza alguna.
¿De qué sirve huir? Me están acechando siempre. ¡Es tan
triste haber de mendigar, y más aún con la conciencia
culpable! ¡Es tan triste vagar por extrañas tierras! Y al fin me
prenderán.

FAUSTO
Yo estaré a tu lado.

MARGARITA
¡Pronto! ¡Pronto! ¡Salva a tu pobre hijo! ¡Corre! Sigue
siempre hacia arriba el camino contiguo al arroyo, pasa el
puentecillo de tablas, entra en el bosque, a la izquierda,

233

232