FAUSTO




UN CALABOZO

FAUSTO, con un manojo de llaves y una lámpara, delante de una
pequeña puerta de hierro.

FAUSTO
Apodérase de mí un temblor insólito mucho tiempo ha.
Todo el dolor de la humanidad hace presa a mí. Aquí está
ella tras esa húmeda pared, y su delito fue una inocente
ilusión. Vacilas en correr a su lado. Temes verla de nuevo.
¡Adelante! Tu indecisión, tus temores, con su tardanza,
apresuran su muerte. (Pone la mano en la cerradura).
(Se oye cantar dentro:)
"Mi madre, la ramera, me dió muerte. Mi padre, el bribón,
me comió. Mi tierna hermanita guardó los huesos en un sitio
fresco, y allí convertíme en un bello pajarito del bosque.
Echo a volar, a volar".
FAUSTO
(Abriendo la puerta). No presume que su amante la escucha
y oye sonar las cadenas y crujir la paja. (Entra en el calabozo).



227

226