JOHAN WOLFGANG GOETHE




MEFISTÓFELES
¿Y el peligro a que te expones? Sabe que sobre la ciudad
pesa aún el homicidio cometido por tu mano. Sobre el lugar
en que cayó la víctima se ciernen espíritus vengadores
acechando la vuelta del asesino.

FAUSTO
¡Eso más! ¡Pese sobre ti, monstruo, un mundo de
maldiciones! Condúceme allá, digo, y ponla en libertad.

MEFISTÓFELES
Te conduciré, y escucha lo que puedo hacer. ¿Tengo
acaso un poder omnímodo en el cielo y sobre la tierra? Voy a
nublar los senti-dos del carcelero; apodérate de las llaves, y
con mano de hombre sácala de allí. Yo estaré alerta. Los
caballos encantados están ya dis-puestos. Yo os llevaré. Esto
es lo que puedo hacer.

FAUSTO
¡Ea! ¡Partamos!




224

223