FAUSTO




LOS TORPES
En otro tiempo, más de un bocado ganamos a fuerza de
adular; mas ahora, ¡se acabó! Nuestros zapatos están
estropeados de tanto bailar, y corremos, con las plantas
desnudas.

FUEGOS FATUOS
Venimos del pantano donde hemos nacido; mas no por
eso dejamos de ser en la danza los espléndidos galanes.

UNA ESTRELLA FUGAZ
Desde las alturas lancéme aquí con un fulgor de estrella y
de fuego, y ahora yazgo en la hierba. ¿Quién me ayudará a le-
vantarme sobre mis piernas?

LOS AMAZACOTADOS
¡Plaza, plaza, alrededor de aquí! Así se abaten las hierbe-
cillas. Llegan los espíritus; hasta los espíritus tienen los
miembros macizos.

PUCK
No andéis de un modo tan pesado cual jóvenes elefantes,
y que el más macizo de todos en este día, sea el mismo
robusto Puck.

ARIEL



219

218