FAUSTO


MEFISTÓFELES
(Apareciendo súbitamente muy viejo). Observo que el pueblo
está ya maduro para el juicio final, ahora que por última vez
subo a la montaña de las brujas, y puesto que de mi pequeño
tonel mana turbio el vino, así también el mundo está
próximo a su fin.

UNA BRUJA PRENDERA
No paséis así de largo, señores. No dejéis escapar la
ocasión. Mirad atentos mis mercancías. Las hay aquí muy
diversas, y sin mi tienda, a la cual no se parece ninguna otra
de la tierra, que no haya una vez al menos servido para grave
daño de los hombres y del mundo. Ningún puñal hay aquí
del que no haya goteado sangre; ningún cáliz del cual no se
haya vertido en un cuerpo perfectamente sano un devorador
veneno ardiente; ninguna joya que no haya seducido a una
mujer amable; ninguna espada que no haya roto una alianza
o herido a traición al adversario.

MEFISTÓFELES
Señora prima, vos comprendéis mal los tiempos. Lo
pasado, pasado. Dedicaos a las novedades. Únicamente las
novedades nos atraen.

FAUSTO
Como no me olvide yo de mí mismo... A eso llamo una
feria.



205

204