FAUSTO


¡La bobalicona! ¿Ha salido?

FAUSTO
¿Acechaste otra vez?

MEFISTÓFELES
Lo he oído muy bien, punto por punto. Os han
catequizado aquí, señor doctor. Espero que eso os será de
gran provecho. Verdade-ramente, las chicas tienen no poco
interés en que uno sea devoto y sencillo a la vieja usanza. Si a
esto se allana, piensan ellas, también nos obedecerá de igual
modo a nosotras.

FAUSTO
¿No comprendes monstruo, que esta alma buena y
sincera, llena de su fe, que por sí sola le da la salvación, se
atormenta santamente porque ha de considerar como
perdido al hombre a quien más ama?

MEFISTÓFELES
A ti, galanteador sensual y supersensual, una chiquilla te
lleva de la nariz.

FAUSTO
¡Monstruoso engendro de lodo y fuego!

MEFISTÓFELES



175

174