FAUSTO


No creo en Él"? Aquel que todo lo abarca, Aquel que todo
lo sostiene , ¿no abarca, no sostiene a ti, a mí, a él mismo?
¿No se extiende el cielo formando bóveda allá en lo alto?
¿No está la tierra firme bajo nuestros pies? ¿No se elevan las
eternas estrellas mirando con amor? ¿No te contemplo yo
clavando mis ojos en los tuyos? Y todo cuanto existe ¿no
impresiona tu cabeza y tu corazón y se agita visible e invisible
cerca de ti en un eterno misterio? Por grande que sea, llena de
esto tu corazón, y cuando, penetrada de tal sentimiento, seas
feliz, nómbralo entonces como quieras, llámale Felicidad,
Corazón, Amor, Dios. Para ello no tengo nombre; el
sentimiento es todo. El nombre no es más que ruido y humo
que ofusca la lumbre del cielo.

MARGARITA
Todo eso es muy bello y bueno. Poco más o menos es lo
que también dice el cura, sólo que con términos algo
distintos.

FAUSTO
Y esto mismo lo dicen todos los corazones en todas
partes a la celeste claridad del día, cada uno en su lenguaje.
¿Por qué no puedo yo decirlo en el mío?

MARGARITA
Al escucharlo así, podría parecer pasadero; mas, con todo,
hay siempre algo sospechoso, por la razón de que no eres
cristiano.

171

170