JOHAN WOLFGANG GOETHE


No basta eso; es preciso creer.

FAUSTO
¿Es preciso?

MARGARITA
¡Ah! ¡Si tuviera sobre ti algún poder! Tampoco veneras
los santos Sacramentos.

FAUSTO
Los venero.

MARGARITA
Pero sin fervor. Hace mucho tiempo que no has ido a
misa ni a confesar. ¿Crees en Dios?

FAUSTO
Amor mío, ¿quién osaría decir: "Creo en Dios?" Puedes
preguntar a sacerdotes y sabios, y su respuesta no parecerá
sino una burla dirigida al preguntador.

MARGARITA
Luego, ¿no crees?

FAUSTO
No interpretes mal mis palabras, hermosa mía. ¿Quién
puede nombrarlo? ¿Y quién puede confesar: "Creo en Él"?
¿Quién, siendo capaz de sentir, puede atreverse a exclamar:

170

169