FAUSTO


FAUSTO
¿Qué estás musitando?

MARGARITA
(En voz baja). Me ama... no me ama...

FAUSTO
¡Hechicero rostro celestial!

MARGARITA
(Continuando). Me ama... no... me ama... no...
(Arrancando la última hoja, con encantadora alegría.) ¡Me ama!

FAUSTO
Sí, niña mía. Que este lenguaje de la flor sea para ti
oráculo divino. ¡Te ama! ¿Comprendes tú lo que esto
significa? ¡Te ama! (Le coge ambas manos.)

MARGARITA
Me da un temblor...

FAUSTO
No tiembles. Deja que esta mirada, este apretón de manos
te digan lo que no se puede expresar. Abandonarse por
completo y sentir un embeleso que ha de ser eterno.
¡Eterno...! Su fin sería la desesperación. ¡No; ¡sin fin! ¡sin fin!
(Margarita le estrecha las manos; logra luego desasirse y huye.
Fausto queda un momento pensativo, y luego echa a correr tras ella.)

155

154