FAUSTO


Por esta razón no quisiera yo amar en toda mi vida. Una
pérdida tal me mataría de sentimiento.

MEFISTÓFELES
No hay alegría sin pena, ni pena sin alegría.

MARTA
Relatadme el fin de su vida.

MEFISTÓFELES
Yace enterrado en Padua, cerca de San Antonio, en tierra
muy sagrada, que le sirve de eterno y fresco lecho de reposo.

MARTA
¿Y no tenéis ninguna otra cosa que traerme?

MEFISTÓFELES
Sí, por cierto. Un encargo importante y grave, y es que
hagáis cantar para él trescientas misas. Por lo demás, mis
bolsillos están vacíos.

MARTA
¡Cómo! ¿Ni una medalla, ni una alhaja? ¿Una de esas
cosas que todo artesano guarda como recuerdo en el fondo
de su bolsa, prefi-riendo padecer hambre y pedir limosna
antes que deshacerse de ellas?

MEFISTÓFELES

137

136