FAUSTO


MARGARITA
Pero ¿quién ha podido traer los dos estuches? Eso no es
de buena ley. (Llaman.) ¡Dios mío! ¿Será tú madre?

MARTA
(Mirando a través del visillo). Es un señor desconocido.
Pasad adelante.
Entra MEFISTÓFELES

MEFISTÓFELES
Con perdón de esas damas, me tomo la libertad de entrar
sin cere-monias. (Se hace atrás respetuosamente delante de Margari-
ta). De-searía hablar a la señora Marta Verduguillo.

MARTA
Servidora vuestra. ¿Qué se os ofrece, caballero?

MEFISTÓFELES
(En voz baja a Marta). Ahora os conozco ya. Esto me
basta. Tenéis ahí una visita muy distinguida. Perdonadme la
libertad que me he tomado. Volveré esta tarde.

MARTA
(En alta voz). ¡Por vida mía! Figúrate, niña: Este señor te
toma por una señorita de calidad.

MARGARITA



135

134