JOHAN WOLFGANG GOETHE


FAUSTO
Me apena el disgusto de mi amada. Depárale al momento
un nue-vo aderezo. Al fin y al cabo, el primero no era gran
cosa.

MEFISTÓFELES
¡Oh! Sí; para su señoría, todo es una bagatela.

FAUSTO
Al avío, y obra según mi intento. Pégate a su vecina. No
seas, pues, un diablo de pastaflora, y apronta un nuevo
aderezo.

MEFISTÓFELES
Sí, monseñor, con todo mi corazón.
(Vase Fausto.)

MEFISTÓFELES
Un loco enamorado cual ése os hará estallar en el aire,
como un fuego de artificio, el sol, la luna y todas las estrellas,
sólo para propor-cionar un rato de solaz a su dueño
idolatrado. (Vase.)




132

131