FAUSTO


joven no reposa hoy en mis brazos, al llegar la medianoche
todo queda roto entre nosotros.

MEFISTÓFELES
Pensad en lo que es posible y puesto en razón. Necesito
al menos quince días sólo para asechar la coyuntura.

FAUSTO
Si tuviese yo siquiera siete horas de sosiego, no tendría
necesidad alguna del diablo para seducir una criatura como
esta.

MEFISTÓFELES
Ya casi habláis como un francés. Pero os ruego que no os
impa-cientéis. ¿De qué sirve el gozar de buenas a primeras?
El deleite no es ni con mucho tan grande como cuando
primero, por arriba y en contorno, habéis amasado y
aderezado el muñequito con toda suerte de futesas, según
enseña más de un cuento italiano.

FAUSTO
Sin eso, también tengo apetito.

MEFISTÓFELES
Ahora, dejando a un lado burlas y chacotas, os digo una
vez por todas que con la hermosa niña no se puede ir aprisa.
Ahí nada hay que tomar por asalto; fuerza es resignarnos a la
astucia.

121

120