JOHAN WOLFGANG GOETHE


MEFISTÓFELES
Ahora hablas de nuevo sesudamente, amigo mío. Para
rejuvene-certe, hay también un medio natural, pero se halla
en otro libro y forma un curioso capítulo.

FAUSTO
Quiero saberlo.

MEFISTÓFELES
Bien está. Es un remedio que se logra sin dinero, sin
médico y sin brujería alguna. Vete en seguida al campo,
empieza a cavar y remover la tierra, manténte tú y tu espíritu
en un círculo muy reducido; susténtate con alimentos
sencillos, vive como bestia entre las bestias, y no tengas por
delito estercolar tú mismo el campo cuyas mieses recogerás.
He aquí el mejor medio, créelo, para remozarte hasta a los
ochenta años.

FAUSTO
No estoy habituado a eso; no puedo avenirme a empuñar
el aza-dón. La vida estrecha no es en modo alguno para mí.

MEFISTÓFELES
Entonces forzoso será que en ello intervenga la bruja.

FAUSTO
¿Y por qué ha de ser precisamente esta vieja? ¿No puedes
preparar tú mismo la pócima?

106

105