Bram Stoker


más débil y más lánguida; por las noches la escucho boqueando como si le
faltara el aire. Siempre tengo la llave de la puerta atada a mi puño durante
la noche, pero ella se levanta y camina de un lado a otro del cuarto, y se
sienta ante la abierta ventana. Anoche la encontré reclinándose hacia
afuera, y cuando traté de despertarla no pude; estaba desmayada. Cuando
conseguí hacer que volviera en sí estaba sumamente débil y lloraba queda-
mente entre largos y dolorosos esfuerzos por aspirar aire.
Cuando le pregunté como había podido ir hacia la ventana, sacudió
la cabeza y la volvió hacia el otro lado de la almohada. Espero que su en-
fermedad no se deba a ese malhadado piquete de alfiler. Observé su gar-
ganta una vez que se hubo dormido, y las punturas no parecían haber
sanado. Todavía están abiertas las cicatrices, e incluso más anchas que an-
tes; sus bordes aparecen blanquecinos, como pequeñas manchas blancas
con centros rojos. A menos que sanen en uno o dos días, insistiré en que
las vea el médico.

Carta de Samuel F. Billington e hijo, procuradores, en Whitby,
a los señores Carter, Paterson y Cía., en Londres
17 de agosto
"Estimados señores:
"Anexas a la presente les enviamos las mercancías enviadas por el
Gran Ferrocarril del Norte. Las mismas han de ser entregadas en Carfax,
cerca de Purfleet, inmediatamente después de recibirse las mercancías en la
estación de King's Cross. Actualmente la casa está vacía, pero les en-
viamos también las llaves, todas ellas rotuladas.
"Sírvanse depositar las cajas, cincuenta en total, las cuales consti-
tuyen el envío, en el edificio parcialmente derruido que forma parte de la
casa, y que está marcado con 'A' en el plano esquemático que les en-
viamos. Su agente reconocerá fácilmente el lugar, ya que es la antigua cap-
illa de la mansión. Las mercancías, salen por tren a las 9:30 de la noche;
llegarán a King's Cross mañana por la tarde a las 4:30. Como nuestro cli-
ente desea que la entrega se haga lo más rápidamente posible, mucho les
agradeceríamos que tuvieran preparada alguna gente en King's Cross a la
hora indicada, para efectuar el traslado de la mercancía a su destino. Para
evitar cualquier demora posible debida a trámites de rutina, tales como pa-
gos en sus departamentos, les enviamos anexo cheque por diez libras (£
10), cuyo recibo le agradeceríamos nos remitieran. Si los gastos son infe-
riores a esta cantidad, pueden devolver el saldo; si son más, les enviaremos
de inmediato un cheque por la diferencia al tener noticias de ustedes. Al

97

97