Drácula


migas, donde no estaría en libertad de desplazarse, su situación sería to-
davía desesperada.
Sabemos por lo sucedido hasta ahora que estaba en el agua; así
pues, nos queda por averiguar en qué aguas.
Lo primero de todo es comprender lo que ha hecho hasta ahora;
entonces tendremos una idea sobre cuál debe ser su tarea.
Primeramente. Debemos diferenciar entre lo que hizo en Londres,
como parte de su plan general, cuando tenía prisa a veces y tenía que ar-
reglárselas lo mejor posible.
En segundo lugar debemos ponernos, lo mejor que podamos, a
juzgar por los hechos que conocemos, que ha hecho aquí.
En cuanto al primer punto, evidentemente pensaba llegar a Galatz, y
envió la caja a Varna para engañarnos, por si averiguábamos sus medios
para huir de Inglaterra; entonces, su propósito inmediato y único era esca-
par. Para probar todo eso, tenemos la carta de instrucciones enviada a Im-
manuel Hildesheim, en el sentido de que debía recoger la caja y
desembarcarla antes de la salida del sol. Asimismo, las instrucciones a
Petrof Skinsky. En este caso, solamente podemos adivinar, pero debe
haber habido alguna carta o mensaje, puesto que Skinsky fue a ver a Hilde-
sheim.
Así, hasta ahora, sabemos que sus planes han tenido éxito. El Cza-
rina Catherine hizo un viaje extraordinariamente rápido... A tal punto, que
las sospechas del capitán Donelson fueron despertadas, pero su supersti-
ción, unida a su inercia, sirvieron al conde y navegó con viento propicio a
través de la niebla y todo lo demás, llegando a ciegas a Galatz. Ha sido
probado que las disposiciones del conde han sido bien tomadas. Hilde-
sheim recibió la caja, la sacó del barco y se la entregó a Skinsky. Este la
tomó... y aquí es donde se pierde la pista. Solamente sabemos que la caja
se encuentra en algún lugar, sobre el agua, desplazándose. La aduana y la
oficina de consumos, si existe, han sido evitadas.
Ahora llegamos a lo que el conde debió hacer después de su llegada
a tierra, en Galatz.
La caja le fue entregada a Skinsky antes de la salida del sol. Al salir
éste, el conde podía aparecerse en su verdadera forma. Aquí preguntamos:
¿por qué fue escogido Skinsky para que llevara a cabo esa tarea? En el
diario de mi esposo está indicado el tal Skinsky como un individuo que
traficaba con los eslovacos que comerciaban por el río, hasta el puerto; y el
grito de las mujeres, de que el crimen había sido cometido por eslovacos,
mostraba el sentimiento general en contra de los de su clase. El conde de-
seaba aislamiento.
358

358