Drácula


cosas en el mundo, una Guía Inglesa de Bradshaw. Cuando yo entré, él
quitó los libros y papeles de la mesa; y entonces comencé a explicarle los
planos y los hechos, y los números. Estaba interesado por todo, y me hizo
infinidad de preguntas relacionadas con el lugar y sus alrededores. Estaba
claro que él había estudiado de antemano todo lo que podía esperar en cu-
anto al tema de su vecindario, pues evidentemente al final él sabía mucho
más que yo. Cuando yo le señalé eso, respondió:
-Pero, mi amigo, ¿no es necesario que sea así? Cuando yo vaya allá
estaré completamente solo, y mi amigo Harker Jonathan, no, perdóneme,
caigo siempre en la costumbre de mi país de poner primero su nombre pa-
tronímico; así pues, mi amigo Jonathan Harker no va a estar a mi lado para
corregirme y ayudarme. Estaré en Exéter, a kilómetros de distancia, traba-
jando probablemente en papeles de la ley con mi otro amigo, Peter Haw-
kins. ¿No es así?
Entramos de lleno al negocio de la compra de la propiedad en Pur-
fleet. Cuando le hube explicado los hechos y ya tenía su firma para los pa-
peles necesarios, y había escrito una carta con ellos para enviársela al señor
Hawkins, comenzó a preguntarme cómo había encontrado un lugar tan
apropiado. Entonces yo le leí las notas que había hecho en aquel tiempo, y
las cuales transcribo aquí:
"En Purfleet, al lado de la carretera, me encontré con un lugar que
parece ser justamente el requerido, y donde había expuesto un rótulo que
anunciaba que la propiedad estaba en venta. Está rodeado de un alto muro,
de estructura antigua, construido de pesadas piedras, y que no ha sido
reparado durante un largo número de años. Los portones cerrados son de
pesado roble viejo y hierro, todo carcomido por el moho.
"La propiedad es llamada Carfax, que sin duda es una corrupción
del antiguo Quatre Face, ya que la casa tiene cuatro lados, coincidiendo
con los puntos cardinales. Contiene en total unos veinte acres, completa-
mente rodeados por el sólido muro de piedra arriba mencionado. El lugar
tiene muchos árboles, lo que le da un aspecto lúgubre, y también hay una
poza o pequeño lago, profundo, de apariencia oscura, evidentemente ali-
mentado por algunas fuentes, ya que el agua es clara y se desliza en una
corriente bastante apreciable. La casa es muy grande y de todas las épocas
pasadas, diría yo, hasta los tiempos medievales, pues una de sus partes es
de piedra sumamente gruesa, con solo unas pocas ventanas muy arriba y
pesadamente abarrotadas con hierro. Parece una parte de un castillo, y está
muy cerca a una vieja capilla o iglesia. No pude entrar en ella, pues no
tenía la llave de la puerta que conducía a su interior desde la casa, pero he
tomado con mi kodak vistas desde varios puntos. La casa ha sido agre-
24

24