Bram Stoker


Carta de van Helsing a la señora Harker
24 de septiembre (Confidencial)
"Querida señora:
"Le ruego que perdone que le escriba, ya que soy un amigo tan le-
jano, y que le envié las malas noticias de la muerte de la señorita Lucy
Westenra. Por la bondad de lord Godalming, tengo poder para leer sus
cartas y papeles, pues estoy profundamente interesado en ciertos asuntos
vitalmente importantes. En ellos encuentro algunas cartas de usted, que
muestran cuán gran amiga era usted de ella y cómo la quería. ¡Oh, señora
Mina, por ese amor yo le imploro que me ayude! Por el bien de otros le
pido, para evitar mucho mal, y para evitar muchos y muy terribles trastor-
nos que pueden ser mucho mayores de lo que usted se imagina, ¿me con-
cedería usted una entrevista? Puede usted confiar en mí. Soy amigo del
doctor John Seward y de lord Godalming (ese era el Arthur de la señorita
Lucy). De momento debo guardar estricta reserva. Yo acudiría a Exéter a
verla a usted inmediatamente si usted me dice que puedo tener el honor de
verla, y dónde y cómo. Señora, le imploro perdón. He leído sus cartas para
la pobre Lucy, y sé cuán buena es usted y cómo sufre su marido; por eso le
ruego, si puede ser, no le diga nada a él, pues pudiera causarle daño. Otra
vez le pido perdón y quedo de usted, respetuosamente,
VAN HELSING"


Telegrama de la señora Harker al doctor van Helsing
25 de septiembre. Venga hoy tren cuarto pasadas las diez si puede
alcanzarlo. Puedo recibirlo en cualquier momento que usted llegue.
WILHELMINA HARKER


Del diario de Mina Harker
25 de septiembre. No puedo evitar sentirme terriblemente ansiosa a
medida que se acerca la hora de la visita del doctor van Helsing, pues es-
pero que me iluminará sobre la triste experiencia de Jonathan; y como él ha
atendido a la pobre Lucy en su última enfermedad, me puede contar
muchas cosas acerca de ella. Esa es la razón por la que viene; es debido a
Lucy y a su sonambulismo, y no acerca de Jonathan. ¡Entonces nunca sa-
bré la verdadera realidad! ¡Qué tonta soy! Ese horroroso diario se apodera
de mi imaginación y tiñe todo con algo de su propio color. Por supuesto
que es algo acerca de Lucy. La enfermedad le volvió a la pobrecita, y la


177

177