Drácula



X
CARTA DEL DOCTOR SEWARD AL HONORABLE
ARTHUR HOLMWOOD
6 de septiembre
"Mi querido Art:
"Mis noticias hoy no son muy buenas. Esta mañana Lucy había ret-
rocedido un poquito. Sin embargo, una cosa buena ha resultado de ello: la
señora Westenra estaba naturalmente ansiosa respecto a Lucy, y me ha
consultado a mí profesionalmente acerca de ella. Aproveché la oportuni-
dad y le dije que mi antiguo maestro, van Helsing, el gran especialista, iba a
pasar conmigo unos días, y que yo la pondría a su cuidado; así es que
ahora podemos entrar y salir sin causarle alarma, pues una impresión para
ella significaría una repentina muerte, y esto, aunado a la debilidad de
Lucy, podría ser desastroso para ella. Estamos todos llenos de tribulacio-
nes, pero, mi viejo, Dios mediante, vamos a poder sobrellevarlas y vencer-
las. Si hay alguna necesidad, te escribiré, por lo que si no tienes noticias de
mí, puedes estar seguro de que simplemente estoy a la expectativa. Tengo
prisa. Adiós.
"Tu amigo de siempre,
JOHN SEWARD"

Del diario del doctor Seward
7 de septiembre. Lo primero que van Helsing me dijo cuando nos
encontramos en la calle Liverpool, fue: "¿Ha dicho usted algo a su amigo,
el novio de ella?"
-No -le dije-. Quería esperar hasta verlo a usted antes, como le dije
en mi telegrama. Le escribí una carta diciéndole simplemente que usted
venía, ya que la señorita Westenra no estaba bien de salud, y que le envi-
aría más noticias después.
-Muy bien, muy bien, mi amigo -me dijo-. Mejor será que no lo
sepa todavía; tal vez nunca lo llegue a saber. Eso espero; pero si es necesa-
rio, entonces lo sabrá todo. Y, mi viejo amigo John, déjeme que se lo ad-
vierta: usted trata con los locos. Todos los hombres están más o menos
locos; y así como usted trata discretamente con sus locos, así trate discre-
tamente con los locos de Dios: el resto del mundo. Usted no le dice a sus
locos lo que hace ni por qué lo hace; usted no les dice lo que piensa. Así es
que debe mantener el conocimiento en su lugar, donde pueda descansar;
118

118