Y aquella que las tetas se recubre,
que tú no ves, con trenzas desatadas,
y todo el cuerpo cubre con su pelo, 54

fue Manto, que corrió por muchas tierras; 55
y luego se afincó donde naci,
por lo que un poco quiero que me escuches: 57

Después de que su padre hubiera muerto,
y la ciudad de Baco esclavizada,
ella gran tiempo anduvo por el mundo. 60

En el norte de Italia se halla un lago,
al pie del Alpe que ciñe Alemania
sobre el Tirol, que Benago se llama. 63

Por mil fuentes, y aún más, el Apenino
ente Garda y Camónica se baña,
por el agua estancada en dicho lago. 66

En su medio hay un sitio, en que el trentino 67
pastor y el de Verona, y el de Brescia,
si ese camino hiciese, bendijera. 69

Se halla Pesquiera, arnés hermoso y fuerte, 70
frontera a bergamescos y brescianos,
en la ribera que en el sur le cerca. 72

En ese sitio se desborda todo
lo que el Benago contener no puede,
y entre verdes praderas se hace un río. 75

Tan pronto como el agua aprisa corre,
no ya Benago, mas Mencio se llama
hasta Governo, donde cae al Po. 78

Tras no mucho correr, encuentra un valle,
en el cual se dilata y empantana;
y en el estio se vuelve insalubre. 81

Pasando por allí la virgen fiera,
vio tierra en la mitad de aquel pantano,
sin cultivo y desnuda de habitantes. 84

Allí, para escapar de los humanos,
con sus siervas quedóse a hacer sus artes,
y vivió, y dejó allí su vano cuerpo. 87

Los hombres luego que vivían cerca,

73