Y a la sede que fue más bienhechora 88
antes de los humildes, no por ella,
por aquel que la ocupa y la mancilla, 90

no dispensas de dos o tres por seis,
no el primer cargo que libre quedara,
no decimas, quae sunt pauperum Dei, 93

sino pidió contra la gente errada
licencia de luchar por la semilla
donde estas veinticuatro plantas brotan. 96

Después, con voluntad y con doctrina,
emprendió su apostólica tarea
cual torrente que baja de alta cumbre; 99

y en el retoño herético su fuerza
golpeó, con más saña en aquel sitio
donde la resistencia era más dura. 102

De él se hicieron después diversos ríos 103
donde el huerto católico se riega,
y más vivos se encuentran sus arbustos. 105

Si fue tal una rueda de la biga
con que se defendió la Santa Iglesia
y su guerra civil venció en el campo. 108

bien debería serte manifiesta
la excelencia de la otra, que Tomás
antes de venir yo te alabó tanto. 111

Mas la órbita trazada por la parte 112
superior de su rueda, está olvidada;
y ahora es vinagre lo que era antes vino. 114

Su familia que recta caminaba
tras de sus huellas, ha cambiado tanto,
que el de delante al de detrás empuja; 117

y pronto podrá verse la cosecha
de tan mal fruto, cuando la cizaña
lamente que le cierren el granero 120

Bien sé que quien leyese hoja por hoja
nuestro Ebro, un pasaje aún hallaría
donde leyese: "Soy el que fui siempre." 123

Pero no de Casal ni de Acquasparta,

307