que agostó Amor cual sol a los vapores, 15

haciendo que la gente esté segura,
por el pacto que Dios hizo a Noé,
que al mundo nunca más anegaría: 18

así de aquellas rosas sempiternas
las dos guirnaldas cerca de nosotros
giraba, respondiendo una a la otra. 21

Cuando la danza y otro gran festejo
del cántico y del mutuo centelleo,
luz con luz jubilosa y reposada, 24

a un mismo tiempo y voluntad cesaron,
como los ojos se abren y se cierran
juntamente al placer que les conmueve; 27

del corazón de una de aquellas luces 28
se alzó una voz, que como aguja al polo 29
me hizo volverme al sitio en que se hallaba; 30

y comenzó: «El amor que me hace bella
me obliga a que del otro jefe trate
por quien del mío aquí tan bien se ha hablado. 33

Justo es que, donde esté el uno, esté el otro: 34
y así pues como a una combatieron,
así luzca su gloria juntamente. 36

La milicia de Cristo, que tan caro
costó rearmar, detrás de sus banderas
marchaba escasa, lenta y recelosa, 39

cuando el Emperador que siempre reina 40
ayudó a su legión en el peligro,
por gracia sólo, no por merecerlo. 42

Y, ya se ha dicho, socorrió a su esposa
con dos caudillos, a cuyas palabras
y obras reunióse el pueblo descarriado. 45

Allí donde se alza y donde abre 46
Céfiro dulce los follajes nuevos,
de los que luego Europa se reviste, 48

no lejos del batir del oleaje
tras el cual, por su larga caminata,
el sol se oculta a todos ciertos días, 51

305