No, si bien lo escribió vuestro maestro.» 120

Fue hasta aquí de este modo deduciendo;
y luego concluyó: «Luego diversas
serán de vuestros hechos las raíces: 123

por lo que uno es Solón y el otro es Jerjes, 124
y otro Melchisedec, y el otro aquel
que, volando en el aire, perdió al hijo. 126

La circular natura, que es el sello
de la cera mortal, obra con tino,
mas no distingue de uno al otro albergue. 129

Por eso ya en el vientre se apartaron
Esaú de Jacob; y de un vil padre
nació Quirino, a Marte atribuido. 132

La natura engendrada haría siempre
su camino al igual que la engendrante,
si el divino poder no la venciese. 135

Ahora tienes delante lo de atrás:
mas por que sepas que de ti me gozo,
quiero añadirte aún un corolario. 138

Si la naturaleza encuentra un hado
adverso, como todas las simientes
fuera de su región, da malos frutos. 141

Y si el mundo de abajo se atuviera
al fundamento que natura pone,
siguiendo a éste habría gente buena. 144

Mas vosotros hacéis un religioso 145
de quien nació para ceñir espada,
y hacéis rey del que gusta de sermones; 147
y así pues vuestra ruta se extravía.»

CANTO IX

Después, Bella Clemencia, que tu Carlos 1
las dudas me aclaró, contó los fraudes
que debiera sufrir su descendencia; 3

mas dijo: «Calla y deja andar los años»; 4
nada pues os diré, sólo que un justo
duelo vendrá detrás de vuestros males. 6

292