Ya no te debe parecer extraño,
al escuchar que una justa venganza
castigó luego un justo tribunal. 51

Mas ahora veo oprimida tu mente
de un pensamiento en otro por un nudo,
que ardientemente desatar esperas. 54

Te dices: "Bien comprendo lo que escucho;
mas porque Dios quisiera, se me esconde,
de redimirnos esta forma sólo." 57

Sepultado está, hermano, este decreto
a los ojos de aquellos cuyo ingenio
en la llama de amor no ha madurado. 60

Y en verdad, como en este punto mucho
se considera y poco se comprende,
diré por qué este modo fue el más digno. 63

La divina bondad, que de sí aparta 64
cualquier rencor, ardiendo en sí, destella
las eternas bellezas desplegando. 66

Lo que sin mediación de ella destila 67
luego no tiene fin, porque su impronta
nunca se borra en donde pone el sello. 69

Lo que sin mediación llueve de ella
del todo es libre porque no depende
de la influencia de las nuevas cosas. 72

Más le placen, pues más se le asemejan;
que el santo amor que toda cosa irradia,
es más brillante en la más parecida. 75

Tiene ventaja en todos estos dones 76
la humana criatura, y si uno falta,
privada debe ser de su nobleza. 78

Sólo el pecado es el que la encadena
del sumo bien haciéndola distinta,
por lo que con su luz poco se adorna; 81

y a aquella dignidad ya nunca vuelve
si no llena el vacío de la culpa
con justas penas contra el mal deleite. 84

286