siguiendo los dictámenes de aquella
que está oculta en la yerba tal serpiente. 84

Vuestro saber no puede conocerla;
y en su reino provee, juzga y dispone
cual las otras deidades en el suyo. 87

No tienen tregua nunca sus mudanzas,
necesidad la obliga a ser ligera;
y aún hay algunos que el triunfo consiguen. 90

Esta es aquella a la que ultrajan tanto,
aquellos que debieran alabarla,
y sin razón la vejan y maldicen. 93

Mas ella en su alegría nada escucha;
feliz con las primeras criaturas
mueve su esfera y alegre se goza. 96

Ahora bajemos a mayor castigo; 97
caen las estrellas que salían cuando
eché a andar, y han prohibido entretenerse.» 99

Del círculo pasamos a otra orilla
sobre una fuente que hierve y rebosa
por un canal que en ella da comienzo. 102

Aquel agua era negra más que persa;
y, siguiendo sus ondas tan oscuras,
por extraño camino descendimos. 105

Hasta un pantano va, llamado Estigia, 106
este arroyuelo triste, cuando baja
al pie de la maligna cuesta gris. 108

Y yo, que por mirar estaba atento,
gente enfangada vi en aquel pantano
toda desnuda, con airado rostro. 111

No sólo con las manos se pegaban,
mas con los pies, el pecho y la cabeza,
trozo a trozo arrancando con los dientes. 114

Y el buen maestro: «Hijo, mira ahora
las almas de esos que venció la cólera,
y también quiero que por cierto tengas 117

que bajo el agua hay gente que suspira,
y al agua hacen hervir la superficie,

26