Y ten cuidado, cuando lo relates,
y no olvides que has visto cómo el árbol
ha sido despojado por dos veces. 57

Cualquiera que le robe o que le expolie,
con blasfemias ofende a Dios, pues santo
sólo para su uso lo ha creado. 60

Por morder de él, en penas y en deseos
el primer ser más de cinco mil años 62
anheló a quien en sí purgó el mordisco. 63

Tu ingenio está dormido, si no aprecia
por qué extraña razón se eleva tanto,
y tanto se dilata por su cima. 66

Y si no hubieran sido agua del Elsa 67
los vanos pensamientos por tu mente,
y el placer como a Píramo la mora, 69

solamente por estas circunstancias
la justicia de Dios conocerías,
moralmerite, al hacer prohibido el árbol. 72

Mas como veo que tu inteligencia
se ha hecho de piedra, y empedrada, oscura,
y te ciega la luz de mis palabras, 75

quiero que, si no escritas, sí pintadas,
dentro de ti las lleves por lo mismo
que las palmas se traen en los bordones.» 78

Y yo: «Como la cera de los sellos,
donde no cambia la figura impresa,
por vos ya mi cerebro está sellado. 81

¿Pero por qué tan fuera de mi alcance
vuestra palabra deseada vuela,
que más la pierde cuanto más se obstinad» 84

«Por que conozcas -dijo- aquella escuela
que has seguido, y que veas cómo puede
seguir a mis palabras su doctrina; 87

y veas cuánto dista vuestra senda
de la divina, cuanto se separa
el cielo más lejano de la tierra.» 90

Por lo que yo le dije: «No recuerdo 91

259