«Oh, hermosa dama, que amorosos rayos
te encienden, si creer debo al semblante
que dar suele del pecho testimonio, 45

tengas a bien adelantarte ahora
-díjele- lo bastante hacia la orilla,
para que pueda escuchar lo que cantas. 48

Tú me recuerdas dónde y cómo estaba 49
Proserpina, perdida por su madre,
cuando perdió la dulce primavera.» 51

Como se vuelve con las plantas firmes
en tierra y juntas, la mujer que baila,
y un pie pone delante de otro apenas, 54

volvió sobre las rojas y amarillas
florecillas a mí, no de otro modo
que una virgen su honesto rostro inclina; 57

y así mis ruegos fueron complacidos,
pues tanto se acercó, que el dulce canto
llegaba a mí, entendiendo sus palabras. 60

Cuando llegó donde la hierba estaba
bañada de las ondas del riachuelo,
de alzar sus ojos hízome regalo. 63

Tanta luz yo no creo que esplendiera 64
Venus bajo sus cejas, traspasada,
fuera de su costumbre, por su hijo. 66

Ella reía en pie en la orilla opuesta,
más color disponiendo con sus manos,
que esa elevada tierra sin semillas. 69

Me apartaban tres pasos del arroyo;
y el Helesponto que Jerjes cruzó
aún freno a toda la soberbia humana, 72

no soportó más odio de Leandro 73
cuando nadaba entre Sesto y Abido,
que aquel de mí, pues no me daba paso. 75

«Sois nuevos y tal vez porque sonrío
en el sitio elegido --dijo ella-
como nido de la natura humana, 78

238