de los ojos, sabiendo que vivía. 6

Y yo, continuando mis palabras
dije: «Y asciende acaso más despacio
de lo que en otro momento lo haría. 9

Mas dime de Piccarda, si es que sabes; 10
y dime si estoy viendo a alguien notable
entre esta gente que así me contempla.» 12

«Mi hermana, que entre hermosa y entre buena
no sé qué fuera más, alegre triunfa
en el Olimpo ya de su corona.» 15

Dijo primero; y luego: «Aquí podemos
a cualquiera nombrar pues tan mudado
nuestro semblante está por la abstinencia. 18

Ese -y le señaló- es Bonagiunta, 19
Bonagiunta de Lucca; y esa cara
a su lado, cosida más que otras. 21

tuvo la santa iglesia entre sus brazos:
nació en Tours, y aquí purga con ayunos
el vino y las anguilas de Bolsena.» 24

Uno por uno a muchos me nombró;
y al nombrarles contentos parecían, 26
y no vi ningún gesto de tristeza. 27

Vi por el hambre en vano usar los dientes
a Ubaldín de la Pila y Bonifacio, 29
que apacentara a muchos con su torre. 30

Vi a Maese Marqués, que ocasión tuvo 31
de beber en Forlí sin sequedades,
y que nunca veíase saciado. 33

Mas como hace el que mira y luego aprecia
más a uno que otro, hice al luqués,
que de mí más curioso parecía. 36

Él murmuraba, y no sé que «Gentucca» 37
sentía yo, donde él sentía la plaga
de la justicia que así le roía. 39

«Alma ­dije- que tal deseo muestras
de hablar conmigo, hazlo claramente,
y a los dos satisfaz con tus palabras.» 42

221