y de nosotros hablas como si
aún midieses el tiempo por calendas?» 27

Esto por una voz fue preguntado; 28
«Contéstale --me dijo mi maestro-
y si hay subida por aquí pregunta.» 30

«Oh, criatura -le dije que te limpias
para volver hermosa a quien te hizo,
maravillas oirás si me acompañas.» 33

«Cuanto me es permitido he de seguirte;
y si vernos el humo no nos deja,
nos mantendrá cercanos el oírnos.» 36

Entonces comencé: «Con este rostro
que destruye la muerte, voy arriba,
y he llegado hasta aquí desde el infierno. 39

Y si Dios en su gracia me ha tomado,
tanto que quiere que su corte vea
de modo inusitado en estos tiempos, 42

no me ocultes quién fuiste antes de muerto;
dímelo, y dime si el camino es éste;
y tus palabras sean nuestra escolta.» 45

«Yo fui lombardo y Marco me llamaban;
del mundo supe, y amé esa virtud
a la que nadie tiende ya su arco. 48

Para subir camina siempre recto»
Me respondió y dijo luego: «Te pido
que por mí implores cuando estés arriba.» 51

«Por mi fe -yo le dije- te prometo
que haré lo que me pides; mas me estalla
dentro una duda, y tengo que aclararla. 54

Era antes simple y ahora se ha hecho doble
con tus palabras, que me dan certeza
de lo otro, con la cual las relaciono. 57

El mundo por completo está desierto
de cualquiera virtud, como tú dices,
y de maldad cubierto y agravado; 60

mas la razón te pido que me digas,
tal que la vea y que la enserle a otros;

190