de verdad me pareces al oírte. 12

Debes saber que fui el conde Ugolino 13
y este ha sido Ruggieri, el arzobispo; 14
por qué soy tal vecino he de contarte. 15

Que a causa de sus malos pensamientos,
y fiándome de él fui puesto preso
y luego muerto, no hay que relatarlo; 18

mas lo que haber oído no pudiste,
quiero decir, lo cruel que fue mi muerte,
escucharás: sabrás si me ha ofendido. 21

Un pequeño agujero de «la Muda» 22
que por mí ya se llama «La del Hambre»,
y que conviene que a otros aún encierre, 24

enseñado me había por su hueco
muchas lunas, cuando un mal sueño tuve
que me rasgó los velos del futuro. 27

Éste me apareció señor y dueño,
a la caza del lobo y los lobeznos 29
en el monte que a Pisa oculta Lucca. 30

Con perros flacos, sabios y amaestrados,
los Gualandis, Lanfrancos y Sismondis 32
al frente se encontraban bien dispuestos. 33

Tras de corta carrera vi rendidos
a los hijos y al padre, y con colmillos
agudos vi morderles los costados. 36

Cuando me desperté antes de la aurora,
llorar sentí en el sueño a mis hijitos
que estaban junto a mí, pidiendo pan. 39

Muy cruel serás si no te dueles de esto,
pensando lo que en mi alma se anunciaba:
y si no lloras, ¿de qué llorar sueles? 42

Se despertaron, y llegó la hora
en que solían darnos la comida,
y por su sueño cada cual dudaba. 45

Y oí clavar la entrada desde abajo
de la espantosa torre; y yo miraba
la cara a mis hijitos sin moverme. 48

123