El Bhagavad Gita




23. Quien permanece impertérrito ante los continuos cambios de este mundo, mante-
niendo la postura de perfecto observador mientras para sí piensa: "ésta es la activi-
dad de los tres poderes de la naturaleza". Y permaneciendo firme en su paz interior
ni se inmuta por ello.

24. Aquél que sumergiendo su conciencia en la paz interior vive en su Espíritu, no vién-
dose afectado ni por el placer ni por el sufrimiento, para quien el oro no es mejor
que las piedras de la tierra, permaneciendo su paz inalterable tanto en lo agradable
como en lo desagradable. Aquél que no le afectan ni los halagos ni la infamia, y cu-
ya mente firme en su propósito permanece siempre en calma.

25. Aquél que sin preferencias, acepta tanto el honor como la desgracia, mostrando ha-
cia sus enemigos el mismo amor que tiene por sus amigos, y renuncia a toda empre-
sa egoísta: éste es el hombre que ha superado la influencia de los tres Gunas.

26. Aquél que Me ama y Me adora, y trabaja para Mí como una muestra de su devoción
incondicional: éste va más allá de los tres poderes y se hace uno con Brahman, el
UNO.

27. Siendo Yo la Suprema Morada de Brahman, soy la Fuente inagotable de vida eterna.
La ley de la justicia es mi ley, y el gozo que se obtiene de Mí, es un gozo infinito.




92

92