El Bhagavad Gita




7. RAJAS, cuya naturaleza es la pasión, produce en el hombre la ansiedad, la persecu-
ción de logros y los apegos. Esta cualidad de la naturaleza empuja al hombre a la ac-
ción, apegándolo a sus resultados.

8. TAMAS, nacido de la ignorancia, debilita al alma, sumergiéndola en la oscuridad de
la confusión. Produce en los hombres estados de apatía y abulia, haciéndoles perder
su vigor y su iniciativa, hasta el punto de caer en la total negligencia.

9. SATTVA nos apega a la felicidad y la comodidad; RAJAS nos apega a la acción, y
TAMAS, haciéndonos olvidar todo conocimiento, nos apega a la vagancia y a la pe-
reza.

10. En ocasiones el poder de Sattva predomina sobre el de Rajas y Tamas, mientras que
otras veces es el poder de la acción de Rajas el que predomina sobre Tamas y
Sattva, e incluso en otras, es la abulia de Tamas la que prevalece sobre la inteligen-
cia de Sattva y el poder de Rajas.

11. Cuando la luz sofisticada del intelecto brilla a través de las potencias del cuerpo,
para expresar lo que en él mora, esto constituye un síntoma de que Sattva está en su
apogeo, sometiendo al hombre dentro de su campo de acción.

12. Ambición, actividad frenética, búsqueda de aventuras y logros, desasosiego, codicia
y deseos, todos estos síntomas surgen en el hombre cuando Rajas está en auge.

13. Ignorancia, negligencia, demencia, confusión, éstos son los síntomas que aparecen
cuando Tamas predomina sobre los otros dos poderes.

14. Aquélla alma que le llega la hora de la muerte, encontrándose en un estado en el que
Sattva estaba en su apogeo, esta alma va a las regiones puras, donde moran aquellos
que buscan la Verdad.

15. Si a un hombre le sobreviene la muerte en un estado en el que la influencia de Rajas
predominaba sobre los otros dos, su alma se ve obligada a renacer entre aquéllos
cuyas vidas se desarrollan en medio de una actividad frenética. En el caso de que la
muerte sobreviniese en un estado en que la influencia de Tamas fuese lo predomi-
nante, esta alma se ve obligada a renacer en el seno de las criaturas irracionales.




90

90