El Bhagavad Gita




13. Así te proclaman en alabanzas los grandes sabios videntes, tales como el santo y
sabio Narada, Asita, Devala y Vyasa. Y ahora Tú te revelas a Ti mismo manifes-
tando Tu propia gloria.

14. Pongo mi fe en tus palabras, porque tus palabras son palabras de verdad, y ni los
dioses del cielo, ni los demonios del infierno pueden abarcar la inmensidad de tu
revelación.

15. Sólo Tú te conoces a Ti mismo: Sólo Tú Espíritu conoce su propia gloria. Tú eres la
fuente del Ser que mora en todos los seres, Dios de dioses, Rey de reyes.

16. Te ruego que, por tu infinita misericordia, me reveles la gloria de tu Espíritu Divino,
que penetra todos los mundos que existen.

17. ¿Cómo podré conocerte yo a través de la meditación? ¡Oh mi Señor! ¿Qué forma he
de atribuirte para poder pensar en Ti?

18. Por favor, háblame de nuevo y hazme conocer la inmensidad de Tu poder y de Tu
gloria, pues nunca me cansaré de escuchar Tus palabras de vida.



KRISHNA:

19. Escucha, pues, oh Arjuna, pues voy a revelarte algunas de mis manifestaciones. Sólo
las principales, pues en verdad, es imposible cantar las glorias de Mi infinita gran-
deza. No hay un fin para mis divinas manifestaciones en los diferentes órdenes.

20. Yo soy el Espíritu, principio eterno que mora en el corazón de todas las cosas. Soy
el principio, el medio, el fin de todos los seres vivos.

21. Entre los hijos de la Luz, Yo soy Vishnu39, y entre las luminarias, soy el sol radiante.
Soy Marichi40, el señor de los vientos y las tempestades, y entre las estrellas de la
noche, Yo soy la Luna.


39
«Yo soy Vishnú entre los Adityas.» La madre de los Adityas era Aditi, el espacio celeste. No tenían
padre. Los ocho adityas eran los astros del firmamento, responsables del orden moral.
40
Los Maruts eran hijos de Rudra y de Prasni y compañero de hidra: Marichi era el principal de ellos.




70

70