El Bhagavad Gita




22. Pero a quienes me aman y me adoran con pureza en su alma, viviendo siempre en
armonía, a aquéllos cuyas almas están siempre en unidad con la Armonía interior,
Yo les incremento lo que quiera que tengan, y aún es más, les doy aquello que to-
davía no tienen.

23. Incluso aquéllos que con fe y ferviente devoción adoran a otros dioses, con el amor
que ellos ofrecen, me adoran a Mí. Aunque no es ésta la forma correcta.

24. Porque Yo soy su Señor Supremo, y acepto complaciente todo sacrificio. Pero esos
adoradores, en verdad no conocen mi Esencia Pura, por lo tanto, fracasan en el pro-
pósito último.

25. Pero aquéllos que adoran a los dioses, a los dioses van, y aquéllos que adoran a los
antepasados, a los antepasados van. Aquéllos que rinden culto a los espíritus infe-
riores, hacia ellos se dirigen. Mas aquéllos que me adoran a Mí, con seguridad vie-
nen a Mí.

26. Yo acepto cualquier ofrenda que un alma de ferviente amor me haga con devoción37.
Ya sea una hoja, o una flor, o una fruta, o incluso un poco de agua fresca: todo lo
acepto, porque con corazón puro me ha sido ofrecido por amor.

27. Cualquier cosa que hagas, o comas, o des, u ofrezcas en adoración, ofrécemelo a Mí.
Del mismo modo, cualquier tipo de sufrimiento que venga a tu vida, también
ofrécemelo a Mí.

28. De este modo te habrás desligado de las ataduras del Karma, tanto si los frutos son
buenos como si son malos. Perseverando así en la renuncia a los frutos de la acción,
serás libres y vendrás a Mí.

29. Yo me doy por igual a todos los seres, y Mi Amor por todos es el mismo. Mas
aquéllos que me adoran con devoción están en Mí y Yo estoy en ellos.




36
Néctar, el maná de la inmortalidad, «aguas vivas» que manan del interior de la cabeza. En otras ci-
tas del Gita se le llama también Soma.
37
Bhakti (devoción), es realizar los actos como una ofrenda de amor, con total entrega de la voluntad
y sin esperar beneficios.




66

66