El Bhagavad Gita




24. Si abandonan este mundo durante la llama, la luz, el día, las luminosas semanas de
la luna, durante los meses en que la luz solar es creciente (solsticio Norte), aquéllos
que conocen a Brahman, van a Brahman.

25. Pero si ellos abandonan este mundo durante el humo, la noche, las semanas oscuras
de la luna, durante los meses de luz solar decreciente (solticio Sur), entran en la luz
de la luna y regresan al mundo, sujetos al nacimiento y la muerte.

26. Éstos son los dos caminos que por siempre ahí estarán: el camino de la luz y el ca-
mino de la oscuridad. El primero conduce a un lugar del que no se regresa, mientras
que el otro te obliga a regresar a esta existencia de tristeza y sufrimiento.

27. Para el Yogui que ya ha conocido estos dos senderos, la ilusión de este mundo deja
de ser ya una trampa. Así pues, oh Arjuna, practica con constancia y regularidad
este Yoga. Hay una recompensa que se obtiene de la lectura de los Vedas, o de la
ofrenda de sacrificios, o de la vida austera, o de la caridad. Pero incomparablemente
más alta, es la recompensa que obtiene el Yogui que, conociendo la Verdad, ve la
Luz que disipa sus tinieblas: de este modo él regresa a su Hogar Eterno.




62

62