El Bhagavad Gita




El mensaje esencial de los Vedas, tanto como el del Shrimad Bagavatam, y aún más
claramente enunciado en Bhagavad Gita, es que Dios, el Señor del Universo, se mani-
fiesta una y otra vez en forma humana sobre este planeta, dejando un cuerpo para to-
mar otro con el propósito de liberar a sus devotos de las miserias del océano de Maya
(ilusión),que constituye este mundo de los sentidos. Llevándolos pues a alcanzar «la
otra orilla»: la liberación de todas las limitaciones que constituyen nuestro ego, basado
en las experiencias limitadas del limitado mundo material.
Nuestra ilusoria conciencia de individualidad se debe a la ignorancia de que el Se-
ñor, ese Poder Perfecto, habita dentro de todas las criaturas, siendo nuestra real iden-
tidad y la fuente misma de la Vida. Es el Creador, Conservador y Destructor de todo lo
creado. Por eso, El se revela a aquéllos que buscan en Él su refugio, dándoles la expe-
riencia interior de ese Poder real, que está dentro del hombre dotándolo de vida y con
el que terminan fundiéndose.
Éste es el mensaje más importante contenido en todas estas escrituras sagradas de
origen hindú. Por otra parte, sorprendentemente, constituye un factor común en casi la
totalidad de las escrituras, que narran la vida o enseñanzas de los grandes Maestros, a
pesar de pertenecer a diferentes épocas, culturas y procedencias geográficas: Rama,
Krishna, Budha, Sócrates, Zoroastro, Moisés, Patanjali, Lao Tse, Jesús, Mahoma, San-
karacharya, Santo Kabir, Shri Chaitanya, Shri Ramakrishna, etc.
Todos estos grandes Maestros revelaban una experiencia a sus discípulos, inicián-
dolos en el Eterno Conocimiento de la Verdad. Estos discípulos más tarde recogían sus
enseñanzas y describían las experiencias que obtenían al poner en práctica el Conoci-
miento, en el que el Maestro les había iniciado, siendo El el único guía para conducir-
les a través del camino.
En todas las manifestaciones que ha tomado el Maestro, siempre hacia el final de su
vida, les explica a sus discípulos acerca de su continua presencia en la tierra, bien ha-
ciendo alusión a sus anteriores encarnaciones, o bien, aludiendo a una segunda venida
después de su muerte.
En el Gita, Krishna dice:

"Siempre que el bien decae extinguiéndose poco a poco, predominando en
su lugar la maldad y el orgullo, Mi Espíritu se manifiesta en forma humana
sobre esta tierra."

Bhagavad Gita, 4-7




6

6