El Bhagavad Gita




30. Y hay otros que regulan su alimento y ofrecen su vida a la vida. Todos ellos saben lo
que es el sacrificio, y por medio de él se libran de sus impurezas.

31. A aquéllos que no ofrecen su vida en sacrificio, no les pertenece ni este mundo ni el
que haya de venir. Mientras que aquéllos que comen de lo que queda después de las
ofrendas, llegan a Brahma.

32. El hombre se entrega en muchas formas de sacrificio y de muchos modos ellos lle-
gan a Brahman. Has de saber que todo sacrificio es una acción santa; sabiendo esto
puedes ser libre.

33. El sacrificio del Conocimiento es el más alto de todos los sacrificios materiales.
Pues el Conocimiento es la meta a la que conducen todas las acciones santas.

34. Todo aquél que haya visto la Verdad puede ser tu maestro en el Conocimiento. Pós-
trate ante él y pídeselo. Sé su sirviente.

35. ¡Oh, Arjuna! Cuando lo recibas, este Conocimiento te sacará del mundo de la confu-
sión, dándote clara visión. Verás que todo está en tu corazón, y que tu corazón está
en Mí.

36. Aunque fueses el pecador más recalcitrante, si te subes a la barca del Conocimiento,
con toda seguridad podrás cruzar el océano de la ilusión y la maldad.

37. Al igual que el fuego reduce todo combustible a cenizas, el fuego del Conocimiento
eterno aniquila todo apego a la acción.

38. Porque no hay nada más puro que este Conocimiento. Poniéndonos en contacto con
él, también nos haremos puros. El hombre que vive en armonía interior realiza que
la Verdad está dentro de él, y ahí la encuentra.

39. Sólo el hombre de fe es el que alcanza el Conocimiento. Pues vive en armonía y su
fe es su vida. Quien recibe el Conocimiento y practica este Yoga Supremo, pronto
alcanza la paz suprema.




43

43