El Bhagavad Gita




22. F1 se contenta con cualquier cosa que el destino le depara, pues está más allá de la
dualidad de este mundo. Se muestra íntegro tanto en el éxito como en el fracaso, sin
ningún síntoma de celos. Sus acciones no le atan.

23. Esto es liberación: Su mente ha encontrado paz en la sabiduría y está libre de toda
atadura, sus obras son actos de amor devocional. Las acciones de un hombre así son
puras.

24. Quien ve a Dios en todo lo que hace, en verdad llega a Dios. A Dios dirige su adora-
ción, y a Él ofrece su ofrenda: que es Dios mismo, ofrecido en el fuego de Dios.

25. Hay yoguis que ofrecen sus sacrificios a los dioses, pero no hay más alto sacrificio
en este mundo, que aquél que ofrece su propia alma para ser consumida en el fuego
de Dios.

26. Para experimentar el fuego de la armonía interior, algunos recogen sus sentidos ex-
teriores, valiéndose de la oscuridad. Mientras que otros se valen de la oscuridad pa-
ra entregarse al fuego de los sentidos externos.

27. Otros incluso entregan su aliento de vida, al igual que sus poderes y capacidades, en
el fuego de la unión interna, iluminada por una visión deslumbrante.

28. Otros, fieles a votos austeros, ofrecen sus posesiones y riquezas o mortificaciones o
prácticas de yogas, o estudios de las sagradas escrituras, o sus propias capacidades
y conocimientos.

29. Algunos ofrecen el aliento de exhalación dentro del aliento de inhalación, y a su vez,
el aliento de inhalación dentro del aliento de exhalación, buscando la armonía29, y
el flujo de su aliento es calmo y transcurre en paz.


29
Prana o energía vital que contiene el aire, los alimentos y el agua. El prana absorbido del aire se
divide en cinco manifestaciones: prana (aliento expirado), el que obra en todo el cuerpo. Apana (aliento
inspirado), actúa sobre todo el la garganta, órganos sexuales y de excreción. Samana (aliento igualador),
actúa en el proceso de digestión, en el corazón y en las articulaciones. Udana (aliento ascendente), pre-
valece en el cerebro, paladar, y la laringe. Vyana (aliento compenetrante), actúa en la circulación y en el
metabolismo general. La regulación de la energía vital se denomina pranayama. Es una técnica muy desa-
rrollada que, mediante cantidades y ritmos determinados, ordena y domina la respiración en sus tres fases:
1.ª puraka, o inhalación de prana, 2.ª kumbhaka o retención, antes o después de inhalar o exhalar, 3.ª
rechaka, exhalación del aliento.




42

42