El Bhagavad Gita




4. El desapego en la acción no es alcanzable mediante la pasiva inactividad. Ni la su-
prema perfección es alcanzable por la mera renuncia.

5. Pues el hombre no puede estar inactivo ni por un momento. Todo es impulsado a la
acción irremediablemente por las tres fuerzas de la naturaleza: los tres Gunas.

6. Aquél que se abstiene de la acción, mas no aparta su mente de los placeres de los
sentidos, vive en la ilusión y es un falso seguidor del Camino.

7. Pero aquél que, manteniendo todos sus sentidos bajo control y libre de apego, se en-
trega al camino del Karma Yoga, de la acción sin apego, éste es un gran hombre en
verdad.

8. Haz tu tarea en la vida, porque la acción es superior a Ja inacción. Ni siquiera el cuer-
po podría subsistir, si no hubiese actividad vital en él.

9. En este mundo somos esclavos de la acción, a menos que ésta se convierta en adora-
ción. Realiza tus acciones con pureza, libres de la esclavitud al deseo.

10. Así lo hizo saber el Creador cuando hizo al hombre y sus obras como adoración:
"Adorándole con tus obras multiplicarás y colmarán todos tus deseos", dijo.

11. Así complacerás a los Dioses y ellos te complacerán a ti. Y en esta armonía con
ellos, podrás alcanzar el bien supremo.

12. Satisfechos los Dioses por tu sacrificio, te colmarán todos los deseos. Sólo un ladrón
goza de sus dones y nos los ofrece en sacrificio.

13. Los santos que comen de los alimentos que son ofrecidos al Señor, quedan libre de
pecado. Mas la gente mundana que hacen fiestas para gozar de la comida, de este
modo pecan.

14. El alimento da vida a los seres, y éste proviene de la lluvia caída del cielo. El sacri-
ficio atrae la lluvia del cielo; es una acción sagrada.




34

34