El Bhagavad Gita




42. Este desmán llevará a la familia y a los destructores de la familia a un destino fatal.
Los espíritus de sus muertos sufrirán en el infierno al verse privados de las ofrendas
y los ritos funerarios.

43. El delito de los destructores de la familia, cuyo resultado es el desorden social, des-
truye la nobleza del nacimiento, los antiguos ritos y los altos valores.

44. Y, oh Krishna, los hombres cuyas virtudes familiares están corrompidas, son conde-
nados al infierno. Así nos ha sido dicho.

45. ¡Oh mal día! Qué espíritu maligno ha poseído nuestras mentes, cuando aquí esta-
mos, dispuestos a matar a nuestra propia gente en el campo de batalla por un reino
terrenal.

46. Más me valdría que los hijos de Dhritarashtra, encontrándome desarmado y sin ofre-
cer resistencia, me aniquilasen en medio de la lucha.



SANJAYA:

47. Así habló Arjuna en el campo de batalla; y dejando a un lado su arco y sus flechas,
con su alma inundada por la desesperación y la pena, se desplomó abatido sobre el
asiento de su carro.




dotes cuya labor principal es estudiar los libros sagrados y cumplir los ritos. La siguiente casta es la
Kshatrya o Chatria, proviene de los brazos de Brahma. Eran los guerreros, reyes, nobles, príncipes y amos
de grandes extensiones. La tercera casta es la Vaisya, que según la tradición salió del vientre y los muslos
de Brahma. Eran comerciantes y agricultores. Por último los Sudras vienen de los pies. Era la casta impu-
ra formada por los siervos y parias.




23

23