El Bhagavad Gita




Y tan sólo hay un modo de traer auténtica y definitiva paz y satisfacción a nuestra
mente: a través del Conocimiento impartido por el Maestro Perfecto vivo. El cual te
revela las Cuatro Eternas Verdades: Nombre, Luz, Música y Néctar.
Una sola de estas manifestaciones sería suficiente para llevarnos a la perfección,
pues las cuatro son perfectas, siendo el Nombre el origen de las otras tres. Incluso es
posible que el Maestro en algunas épocas en sus diferentes manifestaciones físicas, tan
sólo haya revelado una de ellas, o parte de ellas (Nombre y Luz).
Por ejemplo en el Gita, Krishna le habla a Arjuna primordialmente del Nombre
(siendo Krishna mismo su manifestación corpórea) y de la Luz. Mientras que el Soma
(el Néctar) y los Gandarvas (seres lumínicos que continuamente producen músicas ce-
lestiales) los menciona sólo a nivel anecdótico. No da a entender específicamente que
también le revelase a Arjuna la experiencia del Néctar y la Música, mientras que sin
embargo, las "Cuatro Eternas Verdades" fueron reveladas por Buda y otros muchos
Maestros y Avatares, que siglos más tarde revelaron el mismo Eterno Conocimiento
interior de Dios, a los hombres contemporáneos a su época que se acercaron a ellos pi-
diendo ser aceptados como discípulos.
Santo Kabir (siglo XV) y Guru Nanak (siglo XVI) considerados también como ma-
nifestaciones del Señor, describen extensamente y con palabras bellísimas en prosa
poética, sus experiencias de éxtasis debido al Néctar y la Música interior. Lo mismo se
puede decir de la sucesión de los diez Gurus Sikhs, e incluso místicos españoles, como
San Juan de la Cruz y Santa Teresa describen experiencias similares que obtuvieron por
la gracia de Cristo. Concibiendo a "Cristo" como el ungido, el elegido por el Señor
Eterno universal, no necesariamente ligado a la persona de Jesús, que sin embargo fue
una de sus manifestaciones y no la primera ni la última.
Este Conocimiento como el único camino para la realización práctica de la perfec-
ción, como meta del ser humano, y la necesidad de un Maestro, de un Guru verdadero
que revela este Conocimiento interior; es el mensaje que recoge y transmite toda la lite-
ratura sagrada universal.
De hecho, es esa misma experiencia directa de la Verdad o la perfección, de Dios o
como se le quiera llamar, lo que ha motivado a Maestros y santos a tratar de describir
(harto imposible), la dicha incomparable que tal experiencia produce al ser humano.
Siendo el Maestro y la experiencia que El revela, el protagonista obligado de todas las
sagradas escrituras de todos los tiempos y de todas las partes del mundo.
A continuación hago una recopilación de citas de diferentes escrituras y Maestros,
precedentes y posteriores a la época en que Krishna reveló este Conocimiento a Arjuna,




114

114