El Bhagavad Gita




53. Libre ya de egoísmos, violencia y orgullo, al igual que de la concupiscencia, ira, y
ambición, una vez que ha superado su ego y su personalidad, y el sentimiento de "lo
mío": este hombre ya ha escalado las cumbres más altas, haciéndose merecedor de
la unión total con Brahman, Dios.

54. Una vez que se ha unido a Dios, su alma está más allá de las penas y los deseos,
descansando por fin en la paz interior. Imparcialmente da su amor a todos los seres
de la creación, pues debido a su ferviente devoción Yo le lleno con mi amor ince-
santemente.

55. Por el amor, él ha podido conocerme: Quién soy Yo y Qué soy Yo. Y una vez que
ha recibido el Conocimiento, tiene abierta ya la puerta de regreso a Mi Ser.

56. Con seguridad puede buscar refugio en Mí, no importa cuál sea su karma o el tipo de
trabajo al que se esté dedicando. De este modo, por mi Gracia, puede alcanzar la
Eterna Morada de la Dicha.

57. Desde lo más profundo de tu corazón ofréceme todas las cosas que haces, conside-
rándome como el último depositario de tu amor, tu Único Fin. Descansa tu mente
en el refugio de la meditación, y entrégame tu vida.

58. Si Me entregas tu vida, por mi Gracia, estarás a salvo de todos los peligros de este
mundo, al igual que un loto flota sobre las aguas mugrientas. Pero si no te entregas
a Mí y desprecias mis consejos creyéndote capaz por ti solo, con certeza te digo que
te perderás irremisiblemente.

59. Si motivado por el miedo y tu egoísmo, piensas renunciar a la lucha en la batalla de
tu vida, vana es tu decisión, pues definitivamente la naturaleza te empujará a luchar
de un modo o de otro.

60. Debido a que te encuentras sometido a las influencias del karma creado por tus ac-
ciones en tu vida anterior, a pesar de que engañado por la ilusión y conmovido por
tus buenos sentimientos no quieras luchar, aun en contra de tu voluntad, tendrás que
hacerlo.




109

109