El Bhagavad Gita




y la servidumbre en general es el condicionamiento kármico que hace que un hom-
bre pertenezca a la casta de los Sudras.

45. El hombre que, sea cual fuere su condición kármica, realiza su trabajo con gozo, con
seguridad alcanza la perfección. Ahora te voy a explicar cómo un hombre encuentra
gozo en su trabajo, alcanzando por esta vía la perfección.

46. La perfección está al alcance de aquel hombre que realiza su trabajo como un acto
de adoración a Dios, de quien surgieron todas las cosas y a todas Él las mantiene,
pues todo lo penetra.

47. Es mejor hacer tu propio servicio, aunque sea una tarea humilde, que envidiar el
servicio del otro, por más importante que sea aparentemente: "Dios ayuda a aqué-
llos que se ayudan a sí mismos." A un hombre que realiza su tarea, sea cual sea su
karma, nada puede reprobársele.

48. Jamás debería un hombre abandonar su servicio, aunque no pudiera acometerlo en
su totalidad, o no pudiera acabarlo a la perfección. Pues en toda obra humana hay
imperfecciones, del mismo modo que el humo acompaña siempre al fuego.

49. Cuando un hombre, a través del Conocimiento, se ha liberado de toda ignorancia, no
quedando en él vestigio alguno de atadura, teniendo su alma en paz una vez trans-
cendidos todos los deseos, entonces, mediante la renuncia, puede alcanzar un estado
supremo, que está más allá de las acciones terrenas.

50. Te contaré ahora cómo un hombre alcanza la morada de Brahman, la visión de la
Luz Divina y el más alto estado de contemplación.

51. Cuando el ojo espiritual y la razón están limpios y en profunda concentración, el
alma encuentra la armonía, cerrando las puertas al mundo del sonido exterior y re-
cogiendo igualmente los otros sentidos, una vez que su conciencia ha trascendido la
pasión y el odio.

52. Cuando un hombre sentado en la soledad del silencio, sumerge su conciencia en la
meditación y la contemplación, procurando cuidar su salud y no comer demasiado,
deteniendo sus pensamientos y palabras y con su cuerpo relajado, cuando tiene la
firme determinación de superar toda tentación y deseo.




108

108